Now Reading
Viajar a China… sin salir de Madrid.

Viajar a China… sin salir de Madrid.

Miguel Ummnosep
View Gallery

Ni visados ni maletas ni jet lag. Por sorprendente que parezca, viajar a China sin salir de Madrid es posible. La capital española ofrece en muchas de sus calles y barrios la oportunidad de conocer un trocito del cuarto país más grande del mundo y de descubrir, entre sus rincones y monumentos, la que probablemente sea la civilización más antigua del mundo. Y también una de las más atrayentes. Su tradición, su gastronomía, su idioma e incluso su concepto de espiritualidad han ido calando poco a poco en la sociedad española y, aunque aún sea una comunidad prácticamente desconocida (y a veces apartada); forma parte del día a día de turistas, vecinos y de los madrileños más autóctonos. Los visitantes extranjeros, a modo de souvenir, se hacen con abanicos y delantales de lunares en comercios chinos, los habitantes de la ciudad compran en sus supermercados y comen en sus restaurantes y los españoles que se manifiestan en Colón ondean orgullosos banderas ‘Made in China’. El gigante asiático ha sabido hacerse hueco en Madrid y eso nos permite ahondar en su cultura sin necesidad de largos desplazamientos. Una suerte que ninguna galleta de la fortuna puede ofrecer.

¿Qué hacer?

Usera, el China Town madrileño, es el barrio donde la gran mayoría de personas chinas hacen su vida en la capital. Sus tiendas, peluquerías, centros de estética y bares están regentados por y para chinos, por lo que perderse por sus calles es lo más parecido a pisar el suelo de la República Popular. Allí, entre enero y febrero, se puede disfrutar de las festividades del Año Nuevo Chino, que suelen contar con un colorido y llamativo desfile, actuaciones de música y baile tradicional y un ambiente de lo más divertido. Además, entre sus calles, concretamente en el número 62 de la calle del Olvido, se encuentra el Centro de Mayores Chinos en España, un oasis a modo de hogar del pensionista asiático donde los ancianos retoman y reinventan las tradiciones más arraigadas de su cultura en una lucha porque estas no caigan en el olvido. Pararse a charlar con sus asistentes es tan enternecedor como interesante.

¿Qué visitar?

Sin duda, una de las paradas obligatorias debe ser el Centro Cultural de China en Madrid (C/ General Pardiñas, 73). En pleno barrio Salamanca, esta institución sin fines lucrativos busca acercar el folclore y el arte chinos a todos aquellos curiosos que decidan entrar por sus puertas. Con exposiciones, talleres, conferencias y espectáculos de lo más variado, en él es prácticamente imposible aburrirse. Si lo que se desea es sumergirse en sus creencias más espirituales, lo ideal será visitar alguno de los templos que hay por la ciudad. El más conocido probablemente sea el de la calle Luis de la Torre, 12 que merece la pena visitar con el debido respeto para conocer las costumbres y rituales de una de las principales ramas del budismo.

¿Dónde comer?

A muchos se nos conquista por el estómago y enamorarse de China a través de sus platos es casi irremediable. Dejando a un lado el arroz tres delicias y los rollitos de primavera congelados, existen multitud de restaurantes chinos en la capital que ofrecen un sinfín de recetas dignas de estrella Michelín. Hong Kong 70 (C/ Toledo, 28) es uno de ellos. Inspirado en la comida callejera cantonesa y con un encanto digno del filme In the mood for love (Deseando amar), este céntrico local te transporta al Hong Kong de la década de los 70 a través de su decoración pero también de sus sabores. Para los que busquen una experiencia más económica, el Restaurante Xiongzai (C/ San Leonardo, 3), conocido por todos los madrileños como el Winnie The Pooh, ofrece una variada carta de auténticas sopas, empanadillas y ensaladas chinas con las que llenar la tripa por menos de cinco euros. Nunca antes viajar a China fue tan barato.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

© 2020 XMAG. Propiedad de Tride Agency y C'mon Productions. Todos los derechos Reservados.

Scroll To Top